Buscar en el sitio

Contacto

ElBeisbolvenezolano

acherrera182@gmail.com

Hablemos de Historia Tiburones de la Guaira

26.05.2013 00:57

El 31 de Octubre de 1962, iniciaba la temporada de Beisbol 62-63, el encuentro lo disputaría contra los Leones del Caracas, el manager de los Tiburones y también propietario, José Antonio Casanova, el marcador final a favor de los debutantes con pizarra 8 x 3.

De esta forma comienza una historia ganadora de en sus primeros 25 años deslumbrantes, en los segundos 25 se vió afectada por diversas razones deportivas y extradeportivas, pero definitivamente el acecho permanente, lo aguerrido y el corazón de su equipo, fanaticada, hacen de ellos una tradición vital.

En la temporada 61 -62, Casanova era manager del Pampero, quienes desde el año 55 participaban en la pelota y fundadores de la LVBP, el entonces dueño l empresario Alejandro Hernández, en acto simbólico vendió por Bs. 1, el equipo al histórico José Antonio Casanova, quien fué el campocorto de los heroes del 41 y recordemos también que así fué como tomo forma definitiva el beisbol venezolano.

Esa temporada terminaría con record positivo, pero no suficiente para acceder a  la semifinal que disputaríanCaracas y Valencia. En esa época Valencia no era sede de los Navegantes del Magallanes, pues estos habían desaparecido para darle paso al Oriente, aunque luego retornarian al torneo, pero ya no con sede en Caracas, la plaza de Valencia estaba en poder de Industriales. La Guaira tendría que esperar dos campañas más para lograr el título, al imponerse en el año 1965 ante los Leones del Caracas en cinco juegos por cuatro.

Casanova, por no poder financieramente con el Club, inmediatamente busca apoyo con empresarios del litoral y logra darle forma los primeros años, para posteriormente aparecer en escena Pedro Padrón Panza, quien compraría todas las acciones del Club y tomaría la dirección completa del conjunto, para darle esa condición que es ya bien conocida.

En esos primeros  años en la liga, la gran apuesta del Sr. Padrón Panza fué traer al conjunto de los Tiburones a Luis Aparicio, quien formaba parte de la liga Occidental, donde jugaba con Gavilanes, es así como Luis Apariciodebuta en la LVBP con el equipo de los tiburones y al año siguiente se incorporaría Angel Bravo, quien actualmente sigue formando parte activa del equipo, como coach y a quien le será retirado y homenajeado su número el próximo domingo.

Al talentoso manager venezolano se le vence el contrato en este mismo año y la junta directiva de la empresa que se había constituido para administrar el club, decide entregarle su parte accionaria.

Panza fallece a los 78 años y el futuro de su amado equipo queda en manos de su hijo Pedro Padrón Bríñez quien por la fuerza del destino fallece en la tragedia que sacudió al Estado Vargas en diciembre de 1999.

Marcados por el luto de la desaparición de Pedro Padrón Bríñez, los Tiburones de la Guaira trataron de revivir en la temporada 2000-2001 su época de gloria de los 70′s y 80′s con la ayuda del manager Luis Salazar, quien logró obtener obtener una muy buena actuación que casi los lleva nuevamente a estar en la ronda eliminatoria. En abril del 2004 el equipo fue vendido a los empresarios Francico Arocha y Antonio José Herrera quienes llevan las riendas del equipo hasta nuestros dias.

Ángel Bravo, exjugador y actual coach de los escualos, llegó en el segundo año del club junto a Luis Aparicio y se enamoró. “Yo, 27 años con La Guaira, toda mi juventud y toda mi familia la logré siendo un tiburón. Cuando llegué al equipo yo era un desconocido, el popular era Luis Aparicio, pero los récords los tengo yo”, soltó el zuliano.

“Toda la vida este equipo ha venido de atrás, con garra, con amor y corazón”, agregó Bravo, que recordó la habilidad de Pedro Padrón Panza para conseguir buenos importados con poco dinero.

Oswaldo Blanco y Remigio Hermoso puntualizan que su época marcó el inicio de lo que en los ochenta se conoció como “La guerrilla”.

“Yo disfruté ser un tiburón, mis mejores años los viví ahí. Preston Gómez nos inculcó esa disciplina y hermandad que fuimos heredando todos los que pasaron por el equipo para jugar con corazón”, recordó Blanco. “Preston Gómez, Graciano Ravelo y Pedro Padrón Panza nos hicieron brillar como una constelación. No existían las individualidades, éramos una familia que sacaba fuerza y garra de donde no la teníamos”, confesó Hermoso.

Enzo Hernández no recuerda tristezas con La Guaira sino puras alegrías. “La Guaira siempre ha sido el equipo más alegre, en mi época éramos un equipo ganador, competitivo, que se divertía dentro y fuera del terreno como una verdadera familia”, explicó el infielder.


“La guerrilla”


En la memoria de Luis Salazar está el recuerdo de los Tiburones de los ochenta, donde nació “La guerrilla”. “Mi carrera es parte de los Tiburones de La Guaira. Un equipo donde tuve muchas alegrías, donde nació mi respeto por Pedro Padrón Panza, quien nos enseñó que la unión era clave para ser exitoso, y así lo hicimos con ‘La guerrilla’, donde jugábamos con el corazón y para ganar”, dijo el ahora estratega desde Estados Unidos.

Alfredo Pedrique define su paso por La Guaira como especial.

“Tiburones de La Guaira marcó una época y una tradición. Había muchos infielders y no importaba el sacrificio de jugar otra posición con el objetivo de triunfar”, puntualizó Pedrique, mientras que Norman Carrasco aseguró que esos tiempos no volverán en la pelota venezolana.

“Fuimos el primer equipo que se atrevió a jugar con puros criollos. Los importados eran los pitchers. Esa hermandad y esas ganas por ganar no las tenía nadie, solo nosotros, y se lo debemos a Pedro Padrón Panza”, destacó Carrasco.

Luis Salazar, el  “versátil”, jugó 16 temporadas en Venezuela, todas para los Tiburones. Ya en el retiro como jugador los dirigió por 6 campañas, cifra record entre los managers guairistas. Salazar fue partícipe de los 3 títulos obtenidos en los 1980, ganó el premio Regreso del Año y Más Valioso en temporadas consecutivas, (86-87 y 87-88)  algo que nadie ha  podido repetir en la historia de la liga, y es líder histórico de los salados en temporadas (16), juegos hits (834), jonrones (43), carreras impulsadas (369) y  bases robadas (113). Es también líder entre los managers de La Guaira en los departamentos de victorias (162), juegos dirigidos (344) y temporadas como manager (6).

Felipe Lira y César Suárez son parte del pasado reciente y el presente de los escualos, pero aseguran que esa unidad se mantiene en el clubhouse.

“Los Tiburones son mi vida, y todo se lo debo a Padrón. Esta unidad es parte del ayer, de hoy, y se mantendrá siempre”, confesó Lira.

“Este equipo es una gran familia donde todos sufrimos las derrotas y disfrutamos las victorias como hermanos”, atizó Suárez.

 

 

 

 

 

leer mas: http://www.iconosdevenezuela.com/?p=24168